negocios de éxito en tiempos de crisis

Es un hecho que de cualquier situación compleja, alguien encontrará algún camino para hacer negocio. Es difícil de creer y, sin embargo, tenemos notables ejemplos de personas que se hicieron ricos en tiempos de dificultad: Oprah Winfrey o Walt Disney, por poner unos ejemplos fueron despedidos de sus respectivos empleos por que no se involucraba en sus historias como reportera, la primera o por su evidente falta de creatividad el segundo.

Otra cuestión es generar negocios aprovechando la miseria o las complicadas situaciones que viven los demás, especialmente en momentos de crisis económica. General Electrics, General Motor o IBM son ejemplos de empresas que supieron prosperar en momentos extraordinariamente penosos. Mi experiencia vital me ha permitido conocer algunos de estos emprendedores que, sin nada que perder ni apenas recursos, han sabido salir adelante con indudable éxito.

Ahora bien, las modas también influyen. Muchos avispados empresarios detectan estas necesidades y la explotan, a veces con una absoluta desvergüenza. Muchos de estos negocios se convirtieron en auténticas estafas. Quién no recuerda en plena fiebre por aprender inglés como algunas academias con metodologías cuestionables y con tarifas extraordinariamente caras quedaron en suspensión de pagos y con sus promotores en búsqueda y captura. Estas modas son especialmente propensas a que empresarios sin escrúpulos, cuyo objetivo es lucrarse, consigan engañar a más de un ingenuo antes que pensar en proporcionar un buen servicio.

Ejemplos de estas situaciones los podemos encontrar a puñados: desde cursos en los que en unos pocos meses capacitaban de sobra para el desarrollo de páginas web,¿para qué sirve entonces unos estudios universitarios que duran varios años?, a la actual fiebre de los gestores de comunidades virtuales o redes sociales. Unos minutos en Internet y tendremos la docena larga de academias, ninguna de ellas económica, que prometen capacitar al alumno en la gestión y/o análisis de redes sociales y marketing apenas en unas 200 a 900 horas máximo. Yo me pregunto: de todas estas ¿cuantas de estas academias realmente ofrecen una formación firme con profesores que verdaderamente son gurús en su área de estudio?

No sólo me cuestionaría esto, abundando más en el tema. me pregunto si estas academias han sido convenientemente auditadas a fin de comprobar si de verdad estas tarifas que solicitan por sus servicios están a la altura de los conocimientos que prometen ofrecer.

No creo que exista en España una entidad capaz de valorar, y otorgar un sello de calidad, a todas estas empresas que se crean movidas por una necesidad, a veces real, a veces inducida. Libertad, en nuestro actual sistema económico, existe para crear una empresa que ofrezca un determinado producto/servicio, e idéntica libertad por parte del usuario para adquirir o contratar ese producto o servicio. Claro, siempre corriendo el riesgo de verse o sentirse estafado.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.