del castillo ubicado en la Peña de Martos

Que el castillo de la Peña de Martos está en un estado lamentable y que esta situación viene ya desde hace mucho tiempo, es algo que no se le escapa a nadie. Al tiempo surgen voces que piden sus restauración, una cuestión inalcanzable a todas luces. La situación ha llegado a un punto que es imposible dar marcha atrás. Quizás lo único que quedaría es proteger las ruinas que quedan y, a la vez, informar a los visitantes de la historia que guardan estas piedras. Paralelamente junto a una mejora drástica de la situación de las ruinas se haría necesario habilitar un acceso digno que mejore la vereda actual. Por supuesto, evitando cualquier acceso de vehículos a motor. Este lavado de cara, a la larga puede proteger y mucho lo poco que queda. Proporcionar información histórica puede sensibilizar a la población y ayudar a proteger el emblema de la ciudad de Martos.

Martos pide a gritos una acción mucho más rigurosa, firme a propósito del patrimonio histórico y artístico de la ciudad. Se destina poquísimo a estos menesteres, a pesar de haber asociaciones como Tucci Nostra, dedicadas a sensibilizar está cuestión. El dinero que se destina a fiestas particulares, a financiar libretos para cofradías o asociaciones, que no reportan ningún beneficio objetivo a la ciudad podrían ser destinados a estos menesteres. Este patrimonio no es un capricho sino parte misma de nuestra identidad como pueblo, nuestra historia, lo que es Martos y por tanto, surge, por ello, la obligación de mantenerlo, de protegerlo y de divulgar entre todos sus orígenes.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.