¿estamos preparados para superar el reto de emprender un negocio propio?

Hoy en día, especialmente para los que hace algunos años superamos la cuarentena, emprender se ha convertido ya casi en la única alternativa para poder ganarnos la vida. La asfixiante falta de oportunidades para personas de nuestra edad nos deja sólo dos alternativas: vivir de la caridad del estado hasta que consigamos una pensión no contributiva. Esto nos condenaría a quedar en unos niveles casi de subsistencia. O, por otro lado, intentar tomar las riendas de nuestra propia vida y convertirnos en nuestro propio jefe, con todos los inconvenientes que ésta situación traerá aparejados.

Querer emprender no significa en absoluto que tengamos mentalidad de emprendedor. Ni siquiera, que tengamos el suficiente carácter como para lograr los objetivos que nos planteamos en un principio. Hay que tenerlo calculado todo, y aún sin toparse con una idea genial de la que nadie se haya percatado, no existen garantías de conseguir alcanzar el éxito.

El trabajo, la formación, pero sobre todo escoger un tema que nos apasione y del que deseemos que se convierta en nuestra forma de ganarnos la vida, son variables importantes en la ecuación que nos dirigirá al éxito. Lamentablemente, no serán las únicas. Y no siempre las vamos a encontrar.

La Universidad Autónoma de Madrid nos deja en la edición digital de la revista emprendedores, un pequeño test de unas 25 cuestiones: ¿estás preparado para emprender?, en el que, dependiendo de las respuestas que ofrezcamos, obtendremos una valoración positiva o negativa sobre nuestra capacidad o predisposición para iniciar un proyecto empresarial.

Aún con todo, habrá que encontrar tiempo para formarse y fuentes de financiación viables con las que pagar los primeros gastos.

La nueva ley de autónomos parece acudir como una brisa fresca en ayuda de los que queremos afrontar este reto. Pero, sin prisas, aconsejan que hasta 2018 no estarán todos los puntos de ésta nueva legislación. Tiempo que podemos ocupar en nuestra propia formación y en la tarea de crearnos una imagen corporativa y personal, cuestión que tampoco es nada fácil pero si necesaria.

Si la economía, la real, la que nos afecta a todos, no da un giro espectacular que ofrezca oportunidades a parados de todas las franjas de edades, lo cual parece hoy por hoy una utopía, la opción a emprender será emigrar a otros países en los que encuentres mejores opciones de futuro, evidentemente, sólo para aquellos a los que les sea posible.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.