la aventura de crear un blog

Sin ánimo ninguno de desanimar a nadie, tampoco voy a mentir descaradamente en éste artículo: crear el proyecto de generar contenidos de forma regular en un blog, ya sea personal o profesional y que estas redacciones atraigan la atención de un público requiere de muchísimo trabajo personal así como una buena dosis de perseverancia. No es una meta fácil de alcanzar. Vivir ya de tu blog profesional es una meta que pocos logran alcanzar.

Existen cantidad de pseudo manuales, algunos de los cuales permitiéndose la audacia de asegurar el éxito. El éxito, desengañémonos ya solo se alcanza a través del trabajo personal; de muchísimo trabajo personal. Por supuesto la sinceridad debe ser el primer escalón que debemos superar. Ser sinceros con uno mismo y comprender cuáles son nuestros puntos fuertes y a cuáles le debemos dedicar tiempo para refinarlos lo suficiente. Como se suele decir: nadie nace enseñado y muy pocos con un talento especial.

Ahora bien, una vez tomada la decisión, no caben arrepentimientos. La práctica y la constancia debe marcar la rutina diaria. De nuevo, debemos ser conscientes de cuáles son nuestros límites. Marcarnos una rutina semanal de publicaciones y no fallar a nuestra cita semanal. Existen herramientas a las que podemos echar mano siempre que nos haga falta pero nunca fallar a nuestra cita semanal de, al menos, una publicación.

A la hora de escribir, antes de comenzar, deberíamos preguntarnos: ¿sabemos de verdad redactar?. Muchos creen que si. Muy pocos lo hacen bien. Seguramente comenzaremos incluidos en esa mayoría mediocre. Tenemos que esforzarnos día a día. Un blog con faltas de ortografía o una redacción compleja acabará aburriendo al lector. No seamos pedantes ni intentemos usar vocablos rebuscados. Una redacción simple, sin frases coordinadas ni subordinadas ( siempre que sea posible ) permitirá una lectura más sencilla. Quizás así consigamos muchos más lectores.

Tras una buena redacción, una ortografía cuidada, viene la lección de cómo atraer la atención del lector desde la primera línea. En mi opinión no hay recetas mágicas, puedes hacer uso de títulos adecuados o del uso de énfasis o subrayados. Emplear el primer párrafo para resumir cuál será el contenido desarrollado en los siguientes párrafos ayuda bastante. Ni que decir tiene que una buena introducción es fundamental para mantener al lector frente a la pantalla hasta el final del artículo.

Quedan todavía algún que otro recurso que te ayudará en tu propósito: imágenes o vídeos no deben faltar en tus escritos. Te darás cuenta que las infografias, amén de resumir el contenido de tu artículo serán muy útiles para captar la atención de tus lectores.

Y sin embargo, a pesar de todos tus esfuerzos por mejorar tu redacción, tu ortografía, buscar títulos  que atraigan la atención al instante, imágenes o diseño de infografias … etc, a todos nos ha pasado antes o después: nos quedamos en blanco, no sabemos de qué escribir. No te desesperes. Tu trabajo ni siquiera ha comenzado. Deberás nutrir tu mente de continuas lecturas, investigaciones, conversaciones con expertos o con personas que tengan la misma pasión por la temática de tu blog. Sin atreverte a copiar descaradamente, en fin, iras aumentando tus conocimientos progresivamente y serás capaz de aportar ese punto de vista único y personal en tu escrito. Recuerda: siempre deberás aportar un valor añadido a tus lectores.

Y ¿después de todos esto, qué queda?. Pues simplemente: distribuye tu trabajo. Entre grupos de fácebook, páginas de google+, tu propia página de facebook, de twitter, grupos de blogueros … En mil y un foros presentarás tu trabajo y esperarás con los dedos cruzados a que satisfaga a tus lectores. Si no lo hace, y eso ocurrirá más de una vez al inicio, no te desesperes, continúa trabajando. La perseverancia junto al trabajo duro, al final, será la que te lleve de la mano al éxito. No lo dudes ni por un momento.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.