Abandono de la estación de ferrocarril de Martos

Abandono de la estación de ferrocarril de Martos

Varias décadas hace que la línea de ferrocarril Linares – Puente Genil, que conectaba Jaén con Málaga, fué abandonada y desmantelada. De aquello sólo quedan algunos recuerdos, poco más. Las estaciones donde antaño estacionaban los trenes correo con destino a la capital malagueña o a Madrid han tenido dispar suerte. En muchos lugares se han conservado y destinado a otros usos, como en Cabra o en Lucena. En Luque ha quedado como un restaurante de carretera. En Torredonjimeno fue completamente demolida, sólamente queda el tunel a la entrada de la estación. En TorredelCampo también se conservó dandole otros usos, aunque actualmente tiene aspecto de abandono. En Martos, lamentablemente, quedó abandonada a su suerte por décadas.  Hubo promesas de volver a restaurarla, de darles nuevos usos: como restaurante, como museo, como centro turístico, …. por el momento, todo ha quedado en palabras.

vagón de mercancias estacionado en los antíguos andenes de la estación de Luque (Córdoba)

En la prensa hemos leido más de un artículo sobre estas promesas de restauración. En EuropaPress se publicó en marzo de este mismo año que se invertiría más de trescientos mil euros en su rehabilitación. No es dificil encontrar más artículos sobre el tema en Internet. La realidad es que muchos de nosotros ya la damos por perdida. En el diario El Mundo, en su edición de marzo de 2013, denunciaba el inexpicable abandono del edificio decimonónico.

aspecto que presentaba la estación de ferrocarril de Martos no hace muchos años

La línea de ferrocarril tuvo en su tiempo mucha importancia. Estaba destinada al colaborar en el desarrollo industrial de la zona. Martos como importante productora de aceite y la minería de Linares necesitaban una infraestructura ferroviaria capaz de darse salida a la producción. En el artículo en formato pdf de la página docutren.com, podemos descargarnos un informe en que se describe la necesidad estratégica del ferrocarril en la provincia de Jaén. La provincia sigue precisando de una infraestructura ferroviaria imprescindible para su desarrollo; pero al parecer, ni en las autoridades autonómicas ni en las nacionales ha existido ninguna voluntad para hacerlo. El actual corredor mediterraneo que ha devuelto el servicio a la estación de Granada, es un ejemplo más del desinterés de las autoridades por proporcionar a Jaén las inversiones que necesita de manera tan urgente.

En el número 27 de la revista aldaba, se publicó un artículo referente a la llegada del ferrocarril a la localidad tuccitana y el impacto que éste causó en la industria olivarera a finales del siglo XIX. En el blog Jaén merece más, hay publicado un extenso artículo a propósito del ferrocarril titulado: Breve historia ferroviaria giennense. y de una afrenta contínua. En el blog spanishrailway se publica el artículo: Linares a Puente Genil, en el que se narra los origenes y llegada del ferrocarril a Jaén capital.

actual vía verde del aceite sobre el antiguo trazado del ferrocarril entre Martos y Jaén

Actualmente el trazado entre Jaén y Luque se ha convertido en una vía verde dedicada al cicloturismo. Un atractivo que, ni de lejos, puede traer a la provincia, muy particularmente a la campiña baja, el desarrollo industrial  y comercial alrededor del aceite de oliva que tanto necesita. Todas las iniciativas para reactivar el ferrocarril en la provincia se han quedado en el papel. La realidad es que el tren de Jaén ha quedado como una estación terminal sin más circulación que unos pocos trenes que comunican diariamente con Madrid y Sevilla. Se ha menospreciado completamente la situación estrategica de Jaén como nudo ferroviario en Andalucia oriental entre Madrid, Granada y Almeria y la comunicación de levante con Andalucia occidental. Y a todo esto se une el disparate del tranvía, sin considerar que la provincia hubiera necesitado más un cercanías que acercara a las grandes poblaciones giennenses a la capital

Para terminar el artículo, os dejo un vídeo casero que yo mismo realicé en el que se muestra en qué ha quedado la estación de Martos, su lamentable estado actual fruto del abandono por años y los actos vandálicos sufridos por quienes no sienten ningún apego por el patrimonio y la historia local giennense.

Es muy recomendable, para el que esté interesado en profundizar en el tema, que se lea el libro editado por Manuel Rodriguez Arévalo titulado: El Tren del Aceite. En el libro se aportan muchísimos datos del origen de la línea de ferrocarril hasta su desaparición y desmantelación a principios de la década de los 80 del pasado siglo XX.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.