Estación de ferrocarril de Jaén

Estación de ferrocarril de Jaén

Los orígenes del ferrocarril gienense datan de finales del pasado siglo XIX, con la concesión a una de las grandes compañias ferroviarias que operaban en aquel entonces en España: Compañia de Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, más conocida como MZA. Particularmente desde la concesión en 1860 del tramo Mazanares a Córdoba, dentro de lo que iba a ser la línea general de Andalucía.

La inaguración de los diferentes tramos, tal y como podemos leer en el artículo publicado en el artículo de Miguel Ángel Rodríguez Torres, en el Blog de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Jaén, se extendieron por más de una década hasta quedar completamente configurado el trazado que daría servicio tanto al transporte de viajeros, como a la explotación los minerales de la minas de plomo y plata en la comarca de Linares.

Realmente, el tren no supuso para la provincia el progreso esperado. Más cuando la línea tomaba el camino de Córdoba en la localidad de Espeluy y no en la propia capital giennense. Un hecho inexplicable. A ello se añadía que la línea que unía Madrid con Andalucia oriental, más concretamente con Granada y Almería, tampoco pasaría por la capital del Santo Reino, habría que ir a la estación de Linares para poder viajar a éstas capitales Andaluzas.

vagones históricos en la estación de ferrocarril de Jaén
vagones históricos en la estación de ferrocarril de Jaén

Para colmo de males, el esperado servicio ferroviario que uniera a Jaén con la costa levantina no llegó nunca a terminarse. A pesar de que las infraestructuras necesarias llegaron a los mismos límites de la provincia con Albacete, no tuvo continuida y quedó como otro más de los proyectos malogrados que lastrarian el desarrollo económico de los giennenses.

Vicente Oya Rodríguez describe en el artículo publicado en el blog «Historia del Tren«, la triste llegada de la primera locomotora que inaguraba la línea de ferrocarril que cruzaba la provincia desde la meseta castellana camino de la capital cordobesa. En el blog de Dialnet, podéis descargaros un documento en formato pdf que nos narra el fracaso anunciado de la línea Baeza-Utiel.

Más información sobre el despropósito que supuso, al parecer, desde un principio en el diseño del ferrocarril giennense fue la línea Linares – Almería, que rescatamos de cismapágina.es.

Este lento declive afectó a otras líneas, ya perdidas, y al inmenso patrimonio histórico de aquellas estaciones de ferrocarril decimonónicas que el tiempo se ha encargado de ir deteriorando hasta llevarlas al aspecto actual de algunas de ellas, como la estación de la localidad de Martos, de las que ya he hablado en algún que otro artículo en éste blog. Muchas, simplemente fueron demolidas: estación de Torredonjimeno; otras, en cambio, se recuperaron como pequeños museos: Cabra o Lucena, o como restaurantes de carretera, como es el caso de la estación de Luque.

andenes de la actual estación de ferrocarril de Jaén
andenes de la actual estación de ferrocarril de Jaén

Sobre la antígua estación de Jaén, rondan también historias trágicas que la convirtieron en protagonista en aquella época. De sus andenes partieron los conocidos trenes de la muertes. En ellos se condujeron, en condiciones miserables, a cientos de desgraciados a prisiones en Madrid. La fatalidad, si es que las cosas no podían ir mal para aquellos giennenses, fue caer en manos de milicianos en el Pozo del Tio Raimundo, en Vallecas, en donde fueron cruelmente masacrados. Así se recoge esta efeméride en el blog treneando.

Para los más nostálgicos, en el blog jaen en la memoria, se publicó un artículo muy breve, cuyo mayor interés está en las fotografías de la antígua estación de ferrocarril de Jaén.

imagenes de la actual estación de ferrocarril de Jaén
imagenes de la actual estación de ferrocarril de Jaén

Jaén cuenta, actualmente, con una estación de ferrocarril terminal, la cuál es cabecera de la línea 66, de servicios de media distancia. La oferta de destinos de las estación es muy limitada; tienen como destino Madrid o la línea Córdoba, Sevilla y Cádiz. No existe aún, desde la capital giennense, una conexión directa a la remodelada terminal de Granada, de Almería, ni muchísimo menos Málaga.

A la vista de ésta pauperrima oferta, además de una calidad en el servicio que deja mucho que desear: vías que aún no dispone de infraestructuras que soporten la velocidad de 160 kilómetros/hora, lo que ocasiona que su explotación no sea competitiva, unos tiempos de desplazamiento excesivamente altos: tanto a Madrid como a Sevilla-Cádiz, el tren pasa de las cuatro horas de viaje, trenes ya viejos, … . En fin, un desastre para todos los giennenses que deseen utilizar el ferrocarril en sus desplazamientos.

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.