Quien visite el Museo Provincial de Jaén, encontrará en una de sus salas una pieza única hallada en Martos. Se trata del sarcófago latino-cristiano. Su descubrimiento se fecha en 1896, en un lugar conocido como Molino del Rey, en la misma ubicación en la que años después se construyó el mercado de abastos de la plaza del Llanete de Martos. Según afirman los expertos sobre el tema, con toda probabilidad, su manufactura vino importada de algún taller de Roma. Esculpido en mármol fino con vetas azules.

Cuando se procedió a abrir el sarcófago, se encontró en su interior el esqueleto de un hombre y algunos vasos cerámicos. Cerca del mismo había, también, una lápida con inscripciones latinas y un ara dedicada a Juno.

Por algunos años permaneció custodiado en una casa de la Puerta de Jaén hasta que se donó al museo, formando parte de su colección de arte y en donde se custodia desde entonces.

Sarcófago latino-cristiano de martos
Sarcófago latino-cristiano de martos

El frontal aparece decorado con siete imágenes que hacen referencia a temas del nuevo testamento. Concretamente los milagros realizados por Jesucristo durante su predicación pública: Resurrección del hijo de la viuda Naín, La curación del ciego, curación de la hemorroísa, negación de San Pedro, multiplicación de los panes y los peces y milagro de la obra de Caná. Estas escenas se encuentran separadas por columnas cuyos arcos son, alternativamente, angulados y rebajados.

De la tapa solo se conserva un fragmento. Pero se sospecha que pudo tener algún tipo de labrado.

En fuentes consultadas, se puede deducir que esta obra de arte fue realizada para un personaje importante de lo que en aquella época era la diócesis de Tucci. Probablemente estaría destinada a un obispo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here