Almirez

Almirez

Recuperando aquellos utensilios que, a pesar de que en la actualidad sólo tienen un papel meramente decorativo, tuvieron un papel protagonista para preparar las comidas hace ya muchos años. En este caso dedicaré esta publicación a hablar un poco sobre el almirez.

Estos pequeños morteros de metal, presentes en la mayoría de las cocinas, pequeños y portátiles eran usados para moler semillas, especias u otras sustancias gastronómicas. Curiosamente, éste no fue el único uso que se le dió, pues era frecuentemente usado -en fiestas como la navidad- como instrumento de percusión que acompañaba a cantos tradicionales.

Su nombre procede del árabe, pudiéndose traducir literalmente como instrumento para machacar. Estos tradicionales morteros solían estar fabricados de cobre, lo cuál los hacía bastante peligrosos si no eran limpiados frecuentemente (como cualquier otro objeto de cobre dedicado a hacer la comida). El cobre es un excelente conductor del calor distribuyéndolo de manera uniforme, pero tiene un peligro de toxicidad provocado por la oxidación del propio metal. Particularmente me refiero al «cardenillo» (acetato de cobre) que es la característica capa verdosa muy tóxica si se ingiere.

No es un utensilio propio de España, de echo está presente en muchos paises del planeta. En la India, por ejemplo, es un instrumento básico para el molido de las especias en la cocina. Originalmente, éstos utensilios eran usados en laboratorios de alquimia para mezclar o macerar plantas y conseguir así productos medicinales.

No Comments

Post a Comment