Ubicada en El Puerto de Santa María, fue una de tantas fortificaciones construidas allá por el siglo XVIII con el fin de proteger la Bahía de Cádiz de desembarcos de tropas enemigas.

Me propongo acercarme a ella desde la playa de la Muralla, de la que ya he hablado en este blog, caminando por le paseo que rodea el antiguo Fuerte de Santa Catalina hasta la misma playa de la Calita. También podéis llegar a través de VistaHermosa, aunque ya os digo que el recorrido es bastante más largo y atravesar una urbanización de casas tampoco se puede decir que sea demasiado interesante.

Esta fortificación, en la actualidad, separa la pequeña playa de la Calita de la de Santa Catalina, la cual se extiende hasta Fuentebravía, casi en el mismo límite de los terrenos que ocupa la Base Naval de Rota, en la parte que linda con El Puerto. No esperéis ver demasiado. Hace ya mucho tiempo que desapareció quedando tan solo algunos vestigios casi sumergidos bajos las olas y una pequeña torre que, según cuentan los que viven por los alrededores, una vez fue habilitada como un quiosco playero. Al menos eso es lo que he oído.

En todo caso no deja de ser una ubicación desde la que o bien acceder a la playa -pues hay un amplio aparcamiento abierto en la época estival casi doce horas al día- o sirve de plataforma para disfrutar de esos bonitos atardeceres que solo se pueden contemplar desde El Puerto de Santa María, o al menos eso dicen.

Para quien aún no haya pasado por aquí y quiera hacerse una idea de lo que encontrará, os dejo algunas fotografías que hice estos años atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here