Acabo, por este fin de semana, mi recorrido que quedaron por muchas décadas abandonado y en ruinas. Es apasionante el pasatiempo de conocer estas ubicaciones, aunque siempre hay que tener presente que pueden ser peligrosos si no se camina con la debida prudencia.

No está tan mal como otros lugares que he visitado, a pesar de que solo sus muros se mantienen en pie, y un soportal en una parte de la casa. La vegetación ha comenzado a reclamar su espacio por algunas de las estancias, haciendo casi impracticable caminar por ellas. Lo que si me sobresaltó un poco fueron las inquietantes pintadas que había en uno de sus muros.

De todas formas, os dejo que juzguéis vosotros mismos sobre este lugar escondido dentro de un pinar. Os comparto algunas de las fotografías que hice.

Por cierto que, además, os invito a ver el vídeo que grabé del lugar y que lo tenéis subido en mi canal de youtube.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here