Me propongo hoy conocer el castillo que se encuentra al otro lado de la playa de la Caleta, frente al de San Sebastián. Su origen data de tiempos del reinado de Felipe II. Tras el asalto anglo-holandés a la ciudad de Cádiz, el monarca decidió que se debía intervenir de forma inmediata a fin de fortificar lo que parecía ser uno de los frentes más vulnerables de la costa gaditana.

Para llevar a cabo esta empresa de ingeniería, envió Cristóbal de Rojas. Aunque probablemente no llegara a completarse el proyecto original, esta fortificación sí que es una muestra sobresaliente de la arquitectura militar de la época moderna. Su diseño a modo de estrella proporcionó esa necesaria protección que se requería en la Bahía de Cádiz.

En 1769 el rey Carlos III transformó el alcázar en una prisión militar, y así ha continuado hasta que, en 1991, el ministerio de Defensa dejó de hacer uso del castillo

Los pabellones y la capilla dedicada a Santa Catalina de Alejandría, mandada construir por Carlos II, se hallan distribuidos en torno a un patio de armas.

Al igual que el castillo de San Sebastián, este recinto se ha transformado en un gran espacio de ocio ideal para la celebración de eventos culturales en la ciudad amén de un testimonio del patrimonio arquitectónico de otras épocas en Cádiz. Su amplio horario de más de ocho horas abierto de forma ininterrumpida y su acceso gratuito lo hace un lugar ideal para conocer un poco mejor la historia de la ciudad, así como una plataforma sobre la que realizar excelentes fotografías de la Bahía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here