Como afrontar el confinamiento sin morir en el intento

Como afrontar el confinamiento sin morir en el intento

El estado de alarma decretado por razón de la pandemia del covid-19, más popularmente conocida como coronavirus, ha trastocado de una manera evidente nuestra rutina cotidiana. Verse confinado en casa, sin poder salir a ningún sitio durante más de un mes -¡y lo que queda!, pues el tránsito, de nuevo, a la normalidad de cada uno de nosotros no se me antoja cercano- nos ha obligado a reajustar significativamente nuestros hábitos.

Las relaciones interpersonales han quedado reducida a nuestros familiares más próximos con los que convivimos y a una cierta comunicación con los amigos a través del teléfono o medios digitales. Algo es algo diría más de uno pero, ciertamente, es una comunicación fria en la que más pronto que tarde llegaremos al hartazgo.

¿Qué hace en estas interminables horas encerrados en casa?. Mi opinión es que es necesario establecer una rutina alternativa que nos mantenga ocupados y alejados de pensamientos depresivos. Más aún cuando el panorama económico que se nos viene encima para los próximos meses es, cuanto menos, desalentador.

Teletrabajo …. ¡para quién le sea posible!

Lo que para unos se les puede antojar un problema: ir a trabajar todos los días, dada las numerosas ocasiones en las que puedes contagiarte de otros enfermos, para la gran mayoría es todo un anhelo que les permitiría romper el confinamiento.

Existe la alternativa del teletrabajo … para quién le sea posible. Muchas empresas han implementado esta forma de trabajar pero, para muchos trabajadores, bien sea por cuenta propia o siendo autónomos, su presencia en el entorno laboral es imprescindible. ¿Cómo superar esta limitación?. Pues en España, parece ser, es tarea imposible, con la mengua más que alarmante de los ahorros que necesitamos para subsistir.

Recuperar hobbies y distracciones que te mantengan ocupado

Estar sentado viendo pasar las hora puede ser un camino sin retorno para el fascinante mundo de la depresión, cuando no de la estabilidad emocional. Es necesario mantenerse ocupado. Buscarse un hobbie, un pasatiempo con el que mantener la mente ocupada.

Muchos han recurrido a recuperar la lectura de libros que tenían en la biblioteca cogiendo polvo, realizando reparaciones en casa que tenían en la lista de tareas pendientes, aprendiendo habilidades como aprender a cocinar, realizar algún tipo de formación que nos capacitara para nuevas tareas ….  Cualquier cosa menos quedarse tirados en el sofa.

Una rutina deportiva

Posiblemente es una de las cosas que más echamos de menos: el deporte. Ya sea por que acudiamos al gimnasio con alguna regularidad, paseos en bicicleta, actividades deportivas con los amigos o algo tan simple como caminar es algo que va para dos meses que nos ha sido vetado.

La alternativa es realizar estas actividades en casa. Pero para la gran mayoría de desafortunados que vivimos en un piso que no llega a los sesenta metros cuadrados se me antoja algo dificil. Sólo queda ponerle imaginación al asunto y procurar no quedar seriamente perjudicados físicamente.

Perdiéndose en el maravilloso mundo de Internet

Para los que podamos disfrutar de una conexión en Internet fiable, es un recurso diría que indispensable para superar ésta desagradable situación que estamos viviendo. Supone horas de diversión, entretenimiento, formación, comunicación e incluso, por que no, crear algún proyecto nuevo que, además de proporcionarnos la ilusión de algún ingreso extra, sea una forma útil como pasatiempo o una forma de proporcionar un divertido entretenimiento para el resto de la comunidad.

Crearse un blog, o un videoblog,  puede ser una actividad muy recomendable. Una forma de compartir conocimientos, opiniones, … con la comunidad puedes convertirse rápidamente en un proyecto con una gran proyección para nosotros -incluso para nuestro negocio si somos autónomos-, y podrá servir de ayuda a los que se acerquen a leer nuestros artículos. ¿Por qué no?.

Además, este tiempo puede ser empleado para formarse en los extraordinarios portales que han dispersos en la red de redes. Es la ocasión de ponerse a aprender aquellos temas que ibamos postponiendo una y otra vez, ya que no encontrabamos nunca un momento.

La televisión, ese desagradecido aliado

Una alternativa obvia es dedicarse a pasar los ratos muertos delante de la caja tonta. Hay alternativas como netflix o Amazón Pemium que nos pueden alejar por un rato de esa cantidad de programas basura de los canales que no aportan nada. Por supuesto, por no hablar de los interminables telediarios en los que nos bombardean con miles de malas noticias.

Quien disponga de televisión por cable puede disfrutar de algún que otro canal monográfico  interesante que sirva de distracción momentanea a la triste realidad que vivimos: cine, documentales, dibujos animados, series, ….

Conclusión

Estas son algunas de las alternativas que se me han ocurrido en el instante de escribir éste artículo. Seguramente habrá más, indicadas para la situación personal o familiar de cada uno.

Os invito a dejarme en la sección de comentarios cuál es la rutina diaria con la que intentais sobrevivir a esta penosa situación provocada del virus que, sin duda, pasará a la historia como aquel que le hizo la pascua a todo el planeta.

No Comments

Post a Comment