El Parque de la Victoria

El Parque de la Victoria

«La memoria amputada«, así se titulaba en el blog gente del puerto al recorrido que hizo el verano del año pasado por el parque de la victoria, recordando a todos cuál fue su esplendor hace ya bastantes años y cual es su estado presente.

Como ha sucedido con otros espacios de ocio y zonas verdes de muchas localidades de Andalucia, justificado por el progreso de la ciudad, la superficie que originalmente ocupó el parque se ha visto progresivamente recortada, dedicadandola a otros fines. Lo cierto es que, observando con atención las fotografías de ésta publicación, da la impresión que la ciudad no ha puesto el necesario interés por preservar estos espacios urbanos.

Asímismo, además de las circunstancias antes descritas que han mermado en mucho el esplendor del parque de la Victoria, las fotografías en blanco y negro publicadas en el blog revelan la perdida de elementos que actualmente no están ya presente en el parque. Por poner algún ejemplo significativo, originalmente el jardín urbano recibía al visitante con cuatro estatuas que representaban las cuatros estaciones del año. Una de ellas, por alguna razón que desconozco, se perdió y no parece que exista el ánimo por parte de las autoridades municipales de restaurarla de nuevo en su lugar.

Tampoco a la Ermita de los Caminantes parece que se le ha prestado la atención que merece, como patrimonio cultural e histórico de El Puerto de Santa María, sufriendo un gradual deterioro hasta que, si no se hace algo, termine por desaparecer.

Es interesante dedicar unos minutos a la lectura de éste artículo al que hago referencia, por los datos que aporta y también por las fotos que incluye.

Otro dato que llamó mi atención fue que el supuesto origen de éste espacio lúdico para todos los portuenses tuvo su origen en los jardines y huertas del malogrado monasterio de la Victoria, históricamente reconvertido en prisión y que nos ha llegado a la actualidad reducido sólo a la iglesia y a un edificio lateral cuyo aspecto general, seguramente, dista notablemente del que tuviera en sus orígenes.

Galería de fotografías

No Comments

Post a Comment