Llama la atención esa minúscula ermita, adosada a la caja de aguas del manantial de la Piedad y dentro del parque urbano de la Victoria. Si te asomas a su interior entre las rejas de la puerta verás su grave deterioro producto de años de abandono. Sin embargo, es un de los rincones cargado de historia de El Puerto de Santa María.

Denominada también como Ermita de la Concepción o Humilladero de la Victoria, se trata de una de las Ermitas levantadas en la localidad portuense allá por el siglo XVIII. Este tipo de construcción tiene como objetivo servir de hito a la entrada o salida de una gran ciudad. Al menos esa fue una costumbre muy extendida antaño.

La imagen que contuvo en sus años de esplendor ya fue trasladada a otra iglesia portuense, olvidándose progresivamente esa costumbre de los que partían de la ciudad de rezar y suplicar por su protección durante su viaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here