Disfrutamos en Andalucía de bellísimas estaciones de ferrocarril. Son el testimonio vivo de la historia de España. Muchas de ellas sobreviven junto a las modernas terminales. Estas, aún ofreciendo servicios que mejoran la experiencia de los viajeros, no proyectan el romántico encanto de otras épocas.

Una particularidad de la estación de Almería es que no tiene ese formato tradicional de las estaciones termino en España

En este blog ya he escrito sobre algunas de estas bonitas terminales de nuestra tierra andaluza. En esta ocasión hablaremos de la de la capital almeriense.

Estación de Ferrocarril de Almería
Estación de Ferrocarril de Almería

Atrás quedan esos años en los que por estas vías circularon trenes cargados de mineral y hierro hacia los dos históricos muelles de la ciudad.

Con más de un siglo de historia, en ella se han vivido miles de despedidas y reencuentros bajo su armazón de hierro y piedra.. Allá por 1890 se inició el proyecto de construcción que duró unos tres años. Fue un encargo de la por entonces llamada Compañía de los Ferrocarriles del Sur de España al ingeniero Laurent Farge, siendo su objetivo principal el dar salida al mar de la producción minera procedente de la jiennense localidad de Linares o de las minas de Alquife en Granada a un puerto de Mar.

En 1988 se descubrió durante unos trabajos de reforma dos galerías que conformaban uno de los refugios antiaéreos de la ciudad de Almería y que en la actualidad son parcialmente visitables

Su estructura modernista con detalles mudéjares son un reflejo de la arquitectura ferroviaria de una época, al igual que su coetánea de Atocha, en Madrid.

Actualmente la vieja estación de Almería se ha convertido en centro de eventos culturales, musicales y de hostelería. Se ha devuelto a la ciudad un edificio histórico que de ningún modo se debería dejar abandonado, poniéndolo de nuevo en valor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here