A mediados del siglo XIX, se vio la necesidad de construir el primer cambio de agujas y empalme ferroviario en España. Estuvo ubicado en la provincia de Cádiz, cerca de la localidad de Puerto Real. De aquella estación solo quedan apenas unos restos dentro del paraje que hoy se conoce como parque de los Toruños.

La necesidad de transportar las producciones vinícolas del marco de Jerez hacia los muelles en donde serían embarcados con destino a los principales mercados de la época propició la construcción de la línea ferroviaria. Aunque la redacción del proyecto de esta infraestructura se realizó en 1829, no fue hasta 1856 cuando se finalizó el tramo de trece kilómetros entre El Puerto de Santa María y el muelle del Trocadero.

A finales del siglo XIX, esta línea que unía el trayecto entre Puerto Real y los Astilleros de Matagorda se usó para facilitar el trasporte de trabajadores, conociéndose por aquel entonces como el tren del dique o de Matagorda. Aquellos fueron los últimos servicios que prestó la línea antes de que fuera definitivamente clausurada y desmantelada. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here