Inteligencia emocional

Inteligencia emocional

Hasta hace pocos años, el nivel de éxito o fracaso de una persona se medía por una escala, supuestamente objetiva, conocida como IQ o coeficiente de inteligencia. Según esto, los individuos que alcanzaran en aquellos inolvidables test que nos hacían en el bachillerato predecirían en gran medida el rumbo que deberíamos seguir en nuestra vída, para qué estariamos capacitados y para que no. Se consideraba, en cierta medida, una medida fiable de las capacidades de la persona.

La realidad es que muchas personas cuyas puntuaciones en estos test de inteligencia habían sido discretas alcanzaban metas académicas y vitales que estarían reservadas para otros considerados como más inteligentes, mientras que estos últimos, en ocasiones, se quedaban a medio camino, con un profundo sentimiento de fracaso y de resentimiento hacia si mismo.

La aparición del concepto de inteligencia emocional aportó una explicación a estas situaciones: personas con menor IQ pero que controlaban mucho mejor sus emociones eran capaces de superar retos para los que, en teoría, no estaban capacitadas, en tanto que personas consideradas muy inteligentes eran incapaces de superar los objetivos que se habían marcado en su vida.

Esta nueva perspectiva del control de las emociones demostraba que el IQ sólo presentaba una visión parcial de la realidad.

Las capacidades y habilidades necesarias para el éxito en la vida iban más allá de la lógica y la racionalidad, no pudiéndo ser evaluables mediante ningún test de inteligencia.

Si analizamos detenidamente la influencia de nuestras emociones en las decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana, nos daremos cuenta rápidamente de su enorme influencia. Quizá esta teoría de pie a los más excepticos a aferrarse a los ya caducos test de inteligencia como una medida más que fiable. Lo cierto es que las últimas investigaciones han demostrado que partes del encéfalo intervienen en los procesos cognitivos y de razonamiento. Aún con todo, esta teoría de la inteligencia humana y de la influencia de las emociones en el individuo a la hora de tomar decisiones aún esta en ciernes.

Daniel Golemann

Daniel Goleman fue uno de los autores que escribió sobre éste tema. Sus libros Inteligencia Emocional y Práctica de la Inteligencia Emocional, me abrieron los ojos a una nueva prespectiva de cómo afrontar el día a día teniendo en cuenta no sólo tu capacidad de razonamiento y los conocimientos que has ido adquiriendo a lo largo de tu vida, también la influencia que, en estas decisiones, tendrán tus emociones.

Os diré que éste no es el típico libro de auto ayuda, es algo más, una guía que te permitirá conocerte más y mejor a si mismo pudiendo, al final del libro, evaluar de una manera objetiva si durante tu existencia has sabido o no tomar las decisiones más acertadas. Evidentemente, siempre es un buen momento para recomenzar y aprender algo nuevo que te proporcione más coherencia en tu vida.

Quiero recomendaros éste enlace del canal de youtube en el que Eduardo Punset y Elsa Punset hablan en un interesante reportaje sobre la Inteligencia Emocional y su impacto en nuestras vídas.

inteligencia emocional

Por supuesto no todo es el control de las emociones. Un exceso de empatía puede ser muy perjudicial, especialmente en niveles directivos en los que es necesario tomar decisiones que pueden ser emocionalmente muy costosas para el individuo.

1 Comment

Post a Comment