Merece la pena visitar el museo municipal de El Puerto de Santa María. A pesar de lo pequeño que es -tan solo dos salas- en él se encuentran expuestas piezas verdaderamente sorprendentes que, seguro, no hallarás en otro lugar.

Los objetos repartidos entre las diferentes vitrinas te invitan a reflexionar sobre la presencia humana en estas latitudes de la península, en tiempos desde luego mucho más sencillos que los actuales.

Sin embargo, me gustaría en esta ocasión fijar mi atención en la mandíbula del mastodonte que verás justo al entrar en la primera sala. Examinándola te das cuenta inmediatamente del tamaño que debía tener este animal. En un tiempo en el que los grandes mamíferos se enseñorearon de la tierra imponiendo su dominio en el planeta y sobre cualquier otra criatura que lo habitara.

Los mastodontes aparecieron en Eurasia en el Oligoceno hace unos 20 millones de años, sobreviviendo hasta el Holoceno -época actual-. Se cree que su extinción hace solo 10000 a 8000 años se aceleró no solo por la caza practicada por los primeros pobladores humanos, la tuberculosis también desempeñó un papel en el final de la especie

Seguro habrá quien aún no lo haya visto, aprovecharé esta publicación para compartir algunas fotografías de la pieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here