mesianismo socialcomunista
mesianismo socialcomunista

Probablemente no se haya vivido en España una etapa más convulsa y oscura como la actual. Realmente la llegada del pseudo comunismo al poder, con un aire ciertamente mesiánico, está trayendo consigo la promulgación de toda clase de legislaciones, cada una más disparatada que la siguiente. Como poco diría que alejadas de la realidad y el más elemental sentido común.

Frente a la catastrófica situación en la que se encuentran cualquier área pública que caiga en su gestión, se dedica a promulgar más y más leyes en cuestiones que ya poseían una legislación propia. Y resulta práctico para sus fines, no porque con ello traten de mejorar nada sino, por el contrario, de usarla como arma arrojadiza contra sus enemigos políticos en caso de que tuvieran necesidad de ello. Así funcionan las mentes dictatoriales y autoritarias en cualquier lugar en el que hayan conseguido hacerse con el poder político.

El objetivo de su odio y por el que ultimamente se está criminalizando a una parte significativa de la sociedad española es al sector de la caza. Con el ánimo de promover lo que ellos llaman derechos de los animales, se está tratando de legislar todo un paquete de leyes avalado por un comité de lo que se ha dado en calificar como expertos -otros los llamarían comisarios políticos-.

Se trata de una cuestión más filosófica que práctica: legislar sobre quien no es consciente de sus derechos, algo que desde cualquier punto en el que se analice no deja de resultar absurdo. En todo caso, habría que hablar sobre las obligaciones de quienes poseen animales y, particularmente, ya existían leyes a propósito de este particular antes de que PODEMOS y el actual PSOE llegaran al ejecutivo.

El nuevo compendio legislativo afectará sobre todo aquel que posea animales. E independientemente del tipo que sean, más que una protección, más parece un camino abocado a su desprotección e, incluso, a su extinción. Así es, todo lo que ellos alardean de que van a proteger, finalmente acaba desprotegido.

Se alzan voces en que cuestionan esta ley, aunque mucho me temo que no tendrán la suficiente fuerza para afectar a la hoja de ruta de nuestros actuales gobernantes. Y es que, como todo, proceden promoviendo opiniones particulares o de minorías de la sociedad e imponiéndoselos a la mayoría. El resultado, hacer oídos sordos a las propuestas y sugerencias de un sector con una relevancia económica de primer nivel para nuestro país y concienciados con la protección del medio ambiente muchos años antes de que los nuevos comunistas siguiera hubieran nacido.

La indefensión de los animales es unos de los mantras de la izquierda que no tiene ninguna base. Es, cuando apenas quedan meses para la próxima cita electoral, uno más de sus esfuerzos por imponer una agenda que está enfrentando a la sociedad y que tendrá gravísimas consecuencias económicas y ecológicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí