Pasado y presente

Pasado y presente

Seguramente muchos, al igual que yo, tienen un sentimiento de nostalgia cuando el catamarán navega frente a los restos del vaporcito Adriano III. Los modernos catamaranes, que prestan servicio entre El Puerto de Santa María y Cádiz, navegan frente al varadero en el que descansa el vaporcito de El Puerto. Ellos han llegado para ocuparse el trasiego de viajeros a través de la Bahía.

Hace ya mucho tiempo que se perdió la esperanza de que el vaporcito volviera a surcar las aguas gaditanas. Solo queda en la memoria de quienes viajamos en el durante muchos veranos o, quizás, en alguna película que recogía el viaje a bordo del Adriano.

El recuerdo de una tarde aciaga

Todo ocurrió en un día de agosto. Aquella tarde uno de los simbolos portuenses más reconocibles acabó bajo las aguas del puerto gaditano tras chocar con la escollera de Punta Soto.

Un día soleado que no hacia presagiar que la travesía de ésta veterana nave tendría un desenlace tan inesperado. Tras un interminable kilómetro y medio después de haberse producido el choque, se consiguió alcanzar el muelle Reina Victoria de la darsena en donde, finalmente, se hundió.

En aquel día, quedaría grabada en la memoria de los viajeros que se dirijian a Cádiz el susto de tener que abandonar precipitadamente la embarcación mientras que ésta se sumergía lentamente.

Una larga espera

Por casi un mes permaneció sumergido  bajo la aguas del puerto de Cádiz, junto al muelle al que la tripulación lo consiguió hacer llegar.  Tuvo que esperar hasta finales de septiembre, cuando fué reflotado y trasladado por un remolcador a uno de los diques de Navantia.

Permaneció allí durante casi dos meses hasta que fuera trasladado hasta el lugar en el que hoy podemos encontrarlo: el varadero en la margen derecha del río Guadalete, en El Puerto de Santa María.

Aquello ocurrió en el año 2011. Va para nueve años y el vaporcito sigue ocupando el mismo lugar en el que se depositó aquel mes de noviembre. La falta de cuidados y el tiempo ha hecho estragos en el estado de la motonave, encontrandose en la actualidad en un estado francamente lamentable, en espera de ser restaurado y puesto nuevamente en valor.

No fueron pocas las iniciativas para devolver al Adriano III a las aguas de la bahía. Se esperaba que en el año 2012 se hicieran las primeras pruebas de navegación tras su restauración, y realizar su primer viaje tras el accidente, coincidiendo con el día del Bicentenario de la Pepa. Un intento que se malogró.

En agosto de 2012, el nuevo propietario anunció que el Adriano III volvería a navegar. Otro intento que quedó en nada.

Dos años después, todas las actividades del varadero quedaron suspendidas, derribandose las instalaciones y quedando el vaporcito abandonado a su suerte. Casi estuvo a punto de desaparecer cuando en 2016 se tomó la decisión de desguazarlo. Afortunadamente, este fin no se llegó a realizar.

Una esperanza

Tras años de abandono en el varadero del río Guadalete, el vaporcito no es ya ni la sombra de lo que fue. Ha sido uno de los principales medios de comunicación entre El Puerto y la capital gaditana desde 1929, un atractivo turístico para el visitante y todo un icono para la ciudad, hasta el punto de que la embarcación ha sido declarada Bien Mueble de Interés Cultural.

En marzo del presente año, el alcalde de El Puerto de Santa María, Germán Beardo, rompió con tantos años de ostracismo en un nuevo intento por recuperar el vaporcito.

La idea que se ha concebido es convertir al Adriano en un Centro de Interpretación sobre su propia história, como un barco en dique seco que se ubicará en la margen derecha del río.

Parece que este intento de rehabilitación puede ser ya el definitivo. puesto que cuenta con el apoyo no sólo del consistorio portuense, también de la Asociación Cultural Portuense. Esperemos que esta iniciativa no quede, de nuevo, en saco roto, puesto que el actual estado de la embarcación no tiene demasiado margen de maniobra, dado el estado del barco.

Una apuesta para el futuro

A pesar de que no posee el mismo encanto, comparandolo con la experiencia de viajar en el antíguo vaporcito, los modernos catamaranes han tomado el relevo para realizar el trayecto entre El Puerto y Cádiz o entre Rota y Cádiz.

Estas modernas embarcaciones realizan en trayecto en un tiempo de 30 – 35 minutos, según el destino, con unas instalaciones comodas que permiten a los pasajeros a disfrutar de unas magnificas vístas durante todo el trayecto.

Su económico precio, comparado con servicio ferroviario de cercanías o los autobuses, sobre todo si se utiliza la tarjeta de transporte.

En sencillo encontrar información útil en su página web oficial, en donde están publicados los horarios de salidas y llegadas y las tarifas. También puedes encontrar información útil en la página del consorcio de transportes de la bahía de Cádiz.

Buscando en Youtube

Es posible, aún recuperar imágenes de aquella tarde del accidente en el canal de youtube. Aquí tenéis un vídeo que he rescatado sobre aquel momento en el que se incluyen vídeos del Adriano III navegando por aguas de la bahía de Cádiz.

Hay también un vídeo de un informativo local en el que se habla del momento en el que la embarcación fue reflotada antes de ser trasladada, en primera instancia, al dique de Navantia en la ciudad de San Fernando.

Del blog gente del puerto, rescatamos éste vídeo histórico emitido por el antíguo noticiario no-do.

Para terminar, es fácil encontrar muchos vídeos de viajeros en el catamarán que presta actualmente servicio, como éste  que mostramos a continuación, en la entrada al río Guadalete.

No Comments

Post a Comment