Una de las playas urbanas más grandes y concurridas -sobre todo en época estival- en El Puerto de Santa María. De arena fina y dorada, sus más de dos kilómetros de largo se extienden desde la desembocadura del río Guadalete hasta la que se conoce como playa de Levante, que discurre pararela al parque de los Toruños. Además de los veraneantes que acuden a la urbanización portuense de Valdelagrana, sus principales visitantes suelen llegar desde Sevilla o Jerez de la Frontera.

Para quienes vengan buscando un ambiente tipicamente vacacional en el que, tras el baño, puedan comer en algún restaurante, se encuentran en el lugar indicado. Frente al paseo marítimo se encuentran instalados un gran números de establecimientos de restauración para todos los gustos y precios.

Dispone de todos los servicios necesarios para la atención de personas discapacitadas, con pasarelas de acceso que van hasta el borde del mar

No es extraño, dada sus particulares condiciones de viento, que se vean practicar, desde su orilla, toda clase de deportes náuticos, como el windsurf, el kitesurf, el piragüismo y la vela.

Destaca, empero, el contraste que existe entre el bullicio de los meses de vacaciones, y el ambiente tranquilo que hay durante el otoño y el invierno, para quienes busquen otro tipo de descanso vacacional que no consista principalmente en baños y sol.

En esta playa es posible disfrutar de los atardeceres más bonitos de la Bahía de Cádiz. Y para muestra, las siguientes fotografías que comparto con vosotros en este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here