Hoy voy a detenerme para fotografiar la fachada principal del Ayuntamiento de Martos. Recordaréis que hace unas semanas escribí sobre uno de los laterales del edificio, en particular las lápidas y columnas integradas en la fachada que da a la calle Real. La sede del consistorio, antigua cárcel y cabildo de la localidad tuccitana ha sufrido ya alguna que otra modificación que ha cambiado el aspecto que tuvo originalmente cuando fue construida. No obstante, aún subsisten elementos ornamentales como los de la puerta principal.

El edificio fue mandado construir por el gobernador d. Pedro Aboz Enríquez y d. Antonio de Padilla Meneses, justicia mayor del Partido de Calatrava en Jaén. Las obras se finalizaron en el año 1577

Aún teniendo en cuenta el tiempo que ha pasado, su estado de conservación podría decirse que es aceptable. Permanece casi intacta su monumentalidad. Con todo, se percibe claramente algunos detalles que dificilmente creeríamos que son consecuencia del deterioro natural de los edificios. Se nota que la mano del hombre ha actuado sobre ellos provocando un daño irreparable. Me refiero, como ya habréis podido imaginar, a las dos figuras principales de la fachada que representan a la justicia y la prudencia. Ambas están decapitadas. Cabría preguntarse la razón de que haya llegado a nuestros días en este estado.

Es una de las grandes obras de la arquitectura civil en Martos, de estilo manierista, construida por Francisco del Castillo el Mozo

A pesar de todo, es uno de los edificios más significativos que se conservan en la plaza de la Constitución, junto con la parroquia de Santa Marta y la fachada del casino de La Amistad.

Os dejo algunas de las fotografías que he realizado para cerrar esta entrada de mi blog personal dedicada a Martos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here