Propósitos para el nuevo año

Propósitos para el nuevo año

Seguro que a pocas horas de comenzar el año, ya habremos pensado una lista de propósitos. Seguro tener salud será uno de ellos. Algunos habrán pensado en esforzarse por conseguir un trabajo o mejorar el que ya tienen (para los ya pocos afortunados que aún pueden presumir de tenerlo). Dejamos atrás un año atípico que ni las mentes más retorcidas pordrían imaginarlo después de engullir las doce uvas de la suerte en la fiesta de fin de año. No parece que los tiempos inviten a ser optimistas pero, aún con todo, ¿qué es lo que podríamos esperar en el 2021?.

Ni muchos menos ha terminado la crisis sanitaria que ha sacudido el mundo desde el pasado año. Imaginar que esas vacunas -remedios milagrosos- que se han cocinado de forma precipitada, cuando no desesperada, en los laboratorios más importantes del planeta vayan a servir para acabar con la cadena de contagios, al menos a medio plazo supone, por lo menos, un ejercicio de ingenuidad. Aún suponiendo en que la eficacia se demuestre, ni habrá para inmunizar a todo el país ni, a lo que parece después de ver la gestión que se ha hecho de la pandemia en España, la autoridades políticas de éste gobierno social-comunista estén preparadas -siquiera interesadas- en lograr una cierta normalización y trabajar aprisa en la elaboración de unas medidas que contrarestren la intensa recesión económica que se avecina.

está más que presente en la calle la sospecha de que la vacuna cocinada precipitadamente en los laboratorios más importantes del mundo suponga una solución definitiva que permita poner fin a la crisis sanitaria que ha sacudido al planeta desde el pasado año.

Este año 2020 pasará a la historia por los más de ochenta mil muertes ocasionadas por esta terrible enfermedad llegada de China, quien sabe sin con alguna intencionalidad o respondiendo a alguna siniestra planificación previa. Quizás fuera prudente no sólo pedir salud sino sensatez y mucha suerte para no contagiarse.

Probablemente encontrar o mejorar en el empleo será otra de las opciones preferidas en ésta recién estrenada nueva década del siglo XXI. Tampoco quiero pecar de agorero pero, visto lo visto, con millones de españoles desempleados y sin perspectivas de que su situación cambie, con la inestabilidad política en la que se encuentra sumida España y con un gobierno más interesado en su hoja de ruta ideológica cuyo principal objetivo es perpetuarse en el poder, no parece que las perspectivas sean buenas.

después de los precedentes del pasado año y con un gobierno social-comunista más interesado en una hoja de ruta cuyo principal objetivo es perpetuarse en el poder, las perspectivas para que se reduzca el desempleo en España no son nada buenas.

Quedaría como un nuevo propósito para el presente año mejorar la forma física, para quien pueda pagarse un gimnasio. Pero mucho me temo que muchos españoles reducirán drásticamente el sobrepeso esperando en las colas de hambre, con la esperanza de conseguir algo de comer para él o para su familia. Los ertes o las ayudas para el desempleo no van a durar para siempre, Y puesto que el gobierno piensa más en invertir el dinero procedente de Europa en cualquier cosa menos en regenerar el tejido productivo se puede adivinar que más o menos a mediados de éste año la necesidad se hará sentir en muchas familias.

la receta de los gobiernos socialistas parece que siempre es la misma: repartir la miseria mientras se enriquecen unas élites, perpetuarse en el poder y aumentar la presión fiscal sobre la cada vez más escasa clase media.

La experiencia nos dice que, lejos de mejorar la productividad y conseguir condiciones para que el país prospere y se enriquezca, los gobiernos socialistas están mejor adaptados a repartir la miseria y aumentar cada vez más la presión fiscal sobre la ya cada vez más escasa clase media. Pero la subida de impuestos tendrá un límite, y este será cuando ya no haya quien lo pague, simplemente por que no se tenga más recursos económicos. Me pregunto ¿qué hará este gobierno social-comunista?. Tenemos una referencia clara de cual puede ser el escenario: Venezuela.

Si yo pidiera algo, sería que esa masa de descerebrados que están apoyando a éste gobierno presidido por el tandem Sánchez-Iglesias, le retiren de una vez para siempre el apoyo y confien en políticas patrioticas, más sensatas, más realistas y que verdaderamente busquen el progreso y la libertad para todos los españoles.

No Comments

Post a Comment