Me desplazo, en esta ocasión, a la localidad jiennense de Cazorla. En este lugar se encuentra las ruinas de la iglesia de Santa María que, en la actualidad, es usada como emplazamiento para diversos actos de tipo cultural. El por qué de su estado se debe, principalmente, a que fue incendiada en la época de la guerra de la independencia.

Su construcción, con bastante probabilidad, se la debemos al reconocido Andrés de Vandelvira, autor de otras obras repartidas por la provincia de Jaén. Está datado en el siglo XIV, reconociéndose un estilo inequívocamente renacentista. De hecho, puede encontrarse en muchos de sus rincones.

Existe una duda de quién fue el que mandó construir este templo. Se piensa que pudo ser la Iglesia Episcopal de Toledo o los marqueses de Camarasa.

Como nota anecdótica, su construcción se realizó sobre el río Cerezuelo. Por este motivo, se hubo de construir una gran bóveda bajo el altar mayor de la iglesia para reconducir el caudal de agua, que continúa por la plaza de Santa Maria. No en vano, en 1694, Cazorla sufrió una gran inundación que causó serios daños en el templo. Muchos afirman que por este motivo, el edificio jamás llegó a concluirse.

Con todo, las siguientes fotografías que comparto con vosotros dan fe de la belleza del entorno en esta localidad serrana de la provincia de Jaén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here