Salinas de la tapa

Salinas de la tapa

En el término de El Puerto de Santa María es posible encontrar rutas por las que practicar el senderismo o cicloturismo en un contacto directo con el típico entorno natural de las salinas en la bahía de Cádiz.

Hoy vamos a conocer las salinas de la tapa. Una de las rutas ornitológicas del parque natural de la bahía en las que es posible observar gaviotas, estérnidos, garzas o flamencos, entre otras especies.

El sendero bordea la llamada salina de la tapa en un recorrido semicircular de algo más de ocho kilómetros entre la margen del río Guadalete y el río San Pedro. Comenzamos el itinerario a través de la pasarela del puente de San Alejandro hasta el coto de la Isleta, y el retorno en paralelo a la línea de ferrocarril hasta llegar de nuevo al puente que cruza el río Guadalete.

Durante todo el recorrido, disfrutaremos de los singulares paisajes en torno a la Salina.

El recorrido lo iniciamos desde la trasera de la estación de trenes de El Puerto. A continuación cruzamos el río sobre la pasarela del puente de San Alejandro. Cerca de la orilla de la margen derecha del río (antes de iniciar la pasarela peatonal), podemos observar los restos de embarcaciones en la orilla del río.

La marea baja descubre en su totalidad los restos de aquellas gabarras que quedaron allí abandonadas, testigos de tiempos más sencillos en los que la sal se recogía en aquellas embarcaciones para trasladarla a lugares en los que pudieran acceder los carros y así transportarla más fácilmente por tierra.

Nada más cruzar el puente, encontramos el sendero -muy utilizado por los ciclistas- que conduce a las marismas de la salina.

El estrecho camino que seguiremos hasta llegar al paraje de la isleta bordea la salinera. Aún a cierta distancia, es posible adivinar la actividad de la que ha sido una de las industrias más importantes y típicas de la bahía de Cádiz.

Volviendo la mirada hacia atrás, tenmos una panorámica de la ciudad de El Puerto de Santa Maria.

Toda esta extensa llanura de tierra y humedales podría ser el curso por el que primitivamente corrian las aguas del río Guadalete antes que se abriera el tramo recto de casi cuatro kilometros  por el que, en la actualidad, el río desemboca en aguas de la bahía de Cádiz.

Uno de los atractivos más interesantes que encontraremos durante nuestra ruta son las colonias de aves. En los grandes esteros de la salinas es posible divisar grandes bandadas de gaviotas y flamencos.

En el centro de la salina se divisa la casa grande, rodeada de lagunas de evaporación.

No Comments

Post a Comment