En pleno centro histórico de Cádiz, en el barrio del Pópulo, se halló en el transcurso de unas excavaciones arqueológicas los restos del teatro romano. En la calle mesones, bajando desde el Arco de los Blanco, pueden visitarse parte de las gradas y algunos pasajes subterráneos del edificio.

Su hallazgo se podría calificar como una de esas afortunadas casualidades. Se tenían noticias de la existencia de pasadizos, aunque no se sabía a ciencia cierta a que edificio pertenecía. En unas excavaciones realizadas en busca del antiguo recinto amurallado de la ciudad concluyó con un hallazgo inesperado.

theatrum balbi
theatrum balbi

Desde el año 1980, se ha podido recuperar una parte considerable de las gradas, así como una galería anular que distribuía los accesos. Su capacidad estimada es de unas diez mil personas lo convierten en uno de los más grandes de la península ibérica.

Este teatro fue mandado construir por Lucio Cornelio Balbo «El Menor», aproximadamente en el siglo I dC. De hecho, puede considerarse a este personaje el promotor de la mayoría de las construcciones romanas de aquel tiempo en la ciudad de Cádiz. Pasada su época de esplendor, hablamos de finales del s. III, el edificio fue saqueado, dandole el uso de cuadras y almacenes.

Esta construcción forma parte de un ambicioso proyecto planificado por el clan de los Balbo, quienes pretendían dotar a la vieja ciudad fenicia de una serie de edificios públicos a imitación de la capital del imperio. Los restos del teatro dejaron de ser visibles en el s XII, quedando oculto bajo la ciudad medieval erigida por el rey Alfonso X El Sabio.

Para quienes busquen conocerlo, diré que la entrada es gratuita aunque, al momento de reescribir esta publicación existen limitaciones en el acceso. No se puede entrar en el centro de interpretación y los restos visitables si no es con reserva previa.

Como es mi costumbre, os dejo una pequeña galería de fotografías de mi visita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here