Woocommerce versus Shopify

Woocommerce versus Shopify

La venta en línea, particularmente en España, está teniendo un auge sin precedentes en los últimos meses. A esto ha contribuido no sólo los progresivos cambios de hábitos de los españoles respecto a las compras online, también la crisis sanitaria del COVID-19 y las sucesivas restricciones de movilidad han sido un catalizador importante a la hora de acelerar éste cambio de actitud a la hora de decidirse por el ecommerce frente al comercio tradicional.

Frente a este cambio de tendencia, el comercio tal y como lo hemos conocido hasta ahora deberá adaptarse a las nuevas realidades, si quiere sobrevivir. Muchos empresarios ya están combinando sus negocios físicos con una presencia en Internet con un portal de ecommerce.

Ahora bien, para éstos profesionales, entrar en éste mundo digital puede convertirse en un autentico quebradero de cabeza. Es necesario plantearse cuál de las opciones existentes en la actualidad se adapta mejor a sus necesidades permitiéndoles una fácil adaptación a los cambios que se produzcan en el mercado.

A la hora de vender en línea, habrá que tener en cuenta un gran número de consideraciones: ¿venderás productos físicos?, ¿has considerado los costes de envío?… . Los productos también pueden ser digitales. Como ejemplo de productos digitales: sistemas de reservas de un establecimiento hotelero o servicios profesionales como freelance.

Existen en la actualidad diferentes opciones válidas: tener un sitio hospedado o un servicio externo. En el primer caso, éste tipo de web suele tener un coste medio-alto. Un ejemplo típico es woocommerce. Al contrario, un sitio externo tiene un coste menor que se suele pagar mes a mes como shopyfy. En el primer caso tendrás un control mayor del aspecto final y de la funcionalidad que desees para tu tienda electronica. Los servicios externos, por contra, vienen con una configuración determinada que ofrece muy pocas o ninguna posibilidades de configuración.

Las diferencias entre uno y otro sistema son considerables. Con woocommerce deberás preveer que muchos de los plugin que necesitarás son de pago, por no hablar de que los conocimientos técnicos o de programación necesarios para poner la tienda electrónica en marcha. Pero a cambio, tendrás un mayor control sobre  todo el proceso de compra, pedidos o clientes. Con woocommerce, necesitas contratar un servicio de hosting y un dominio en el que se encuentre alojada tu tienda, y el mantenimiento o el respaldo deberás hacerlo tu mismo. La buena noticia es que, si eliges bien la empresa en la que alojaras tu web, el mantenimiento te lo ofrecen como un plus más de sus servicios.

En el caso de shopify ya viene incluida en la interfaz toda la funcionalidad que puedas necesitar y, por tanto, los conocimientos técnicos requeridos para comenzar con tu tienda serán significativamente menores. Aqui tan sólo tendrás que inscribirte y, casi de inmediato, puedes comenzar a vender tus productos. No tendrás que preocuparte prácticamente por nada.

Si no tienes experiencia, es posible que te convenga decidirte por un servicio externo. Sin embargo considera cuál será el crecimiento de tu tienda. Es posible que llegue el momento en el que con el volumen de tus ventas las comisiones que se cobran en servicios como shopify hagan que sea más rentable cambiar de opción: a un sitio hospedado.

Como ves, crear un portal de comercio electrónico es imprescindible en las actuales circunstancias. Pero no te precipites y valora bien todas las opciones. Una mala decisión puede hacer que en un futuro más cercano del que te imaginas pueda costarte miles de euros.

No Comments

Post a Comment