humilladero de Cádiz
humilladero de Cádiz

Como explorador incansable de los rincones más fascinantes de Andalucía, siempre estoy en búsqueda de historias y lugares que cautiven la imaginación y revelen la riqueza cultural de esta tierra única. Hoy, me sumerjo en la apasionante historia del Aljibe de la iglesia de Santa Cruz, un tesoro oculto en la ciudad de Cádiz que ha intrigado a generaciones con su misterio y su encanto.

El Aljibe de la Catedral Vieja de Cádiz ha sido objeto de numerosas leyendas y confusiones a lo largo de los años, siendo a menudo confundido con un humilladero debido a su peculiar estructura, coronada por una cruz sobre su cúpula. Sin embargo, su verdadera función como aljibe lo convierte en una joya arquitectónica y testimonio vivo de la ingeniería y el altruismo de épocas pasadas.

La historia de este impresionante aljibe se remonta a septiembre de 1822, cuando la Junta de Beneficencia Parroquial de la Santa Cruz, inspirada por un noble propósito, decidió llevar a cabo su construcción. Fue en el seno del Capítulo Catedralicio donde se gestó la idea, y el Maestro Obrero José Rosales fue elegido para liderar tan importante empresa. Bajo la dirección del renombrado arquitecto Torcuato Benjumeda, el proyecto cobró forma, dando vida a un aljibe de dos cámaras intercomunicadas, culminado por un peculiar brocal con forma de garita que lo distingue en el paisaje urbano de Cádiz.

Lo más fascinante de este aljibe es su conexión con la Iglesia parroquial de Santa Cruz, cuyas dependencias albergaban los accesos a las cámaras subterráneas. Especialmente notable es la torre-sagrario, cuya azotea servía como punto de comunicación con el área de almacenamiento a través de bajantes ingeniosamente diseñados.

Pero la historia del Aljibe no estaría completa sin mencionar la garita que adorna la plaza circundante. En sus días de gloria, esta garita era una fuente activa, abastecida por las aguas del aljibe, y gestionada con esmero por la iglesia parroquial. Hasta finales del siglo XIX, el agua de esta fuente se vendía con un propósito noble: ayudar a los pobres y necesitados de la ciudad de Cádiz, demostrando así el compromiso de la comunidad con el bienestar de sus habitantes más desfavorecidos.

En resumidas cuentas, este lugar es mucho más que un simple depósito de agua. Es un testimonio tangible de la generosidad y el ingenio de aquellos que lo construyeron, así como un recordatorio perdurable de la importancia de preservar y valorar nuestro patrimonio histórico. Al explorar estos rincones de Andalucía, no solo descubrimos la grandeza de nuestro pasado, sino que también nos inspiramos para construir un futuro más próspero y solidario.

fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz - fotografía 1
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz – fotografía 1
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz - fotografía 2
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz – fotografía 2
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz - fotografía 3
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz – fotografía 3
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz - fotografía 4
fuente de la plaza de Fray Félix en Cádiz – fotografía 4

Visitas: 48

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí