leyenda de los hermanos carvajales
leyenda de los hermanos carvajales

Se dice que no hay deuda que no se pague. Y esta afirmación hace referencia a una de las leyendas más famosas y conocida en Martos, la de los Hermanos Carvajales.

Su cruel ajusticiamiento se ejecutó tras la sentencia firmada por el rey castellano Fernando IV. El origen está enmarcado en el año 1312, cuando el monarca recibió comunicado que su privado, Juan de Benavides, fue asesinado por dos hombres, llamados Carvajales.

La culpa de aquel crimen recayó en dos hermanos que fueron caballeros y comendadores de la Orden de Calatrava: Juan Alfonso de Carvajal y Pedro Alfonso de Carvajal. Sus cuerpos sin vida fueron sepultados en la Iglesia de Santa Marta, en donde se conserva una lápida como memoria de aquellos acontecimientos.

La leyenda surge cuando, clamando por su inocencia, los desdichados hermanos convocaron al rey a un juicio ante un tribunal supremo de Dios. Parece ser que, pasado el plazo, el monarca murió en el castillo de Jaén, a donde había sido trasladado tras sentirse enfermo durante el asedio de la vecina localidad de Alcaudete.

Probablemente no habrá ningún marteño que no haya contado u oido alguna vez esta historia.

Visitas: 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí