Es otro de los edificios más significativos de El Puerto de Santa María: el palacio Vizarrón o también conocido como la Casa de las Cadenas. Ubicada en otro de los rincones del centro histórico: la plaza del Polvorista, este edificio evoca la vinculación que tuvo la ciudad con el comercio con América. Por desgracia, acabó dedicado a ser una casa de vecinos lo que ha contribuido a su deterioro y mala conservación.

Erigida a fines del siglo XVII por mandato de Juan de Vizarrón Aranibar, otro de los cargadores a indias ilustres que se estableció en la ciudad. Fue caballero de la Orden de Alcántara y un destacado comerciante con las colonias de España en América. Este palacio fue la residencia habitual además de almacén y centro de operaciones administrativas.

Durante la época del reinado de Felipe V e Isabel de Farnesio, cuya corte estaba establecida en la ciudad de Sevilla, este palacio sirvió de albergue para los reyes durante sus viajes a El Puerto de Santa Maria. En conmemoración a esta efeméride, el palacio debe su sobrenombre a las cadenas de hierro existentes en el patio.

Uno de los elementos más sobresalientes del edificio es el gran patio porticado de su interior sustentado por columnas toscanas de mármol blanco. No hay que perder de vista, tampoco, esa monumental portada en su entrada principal en la que se halla el escudo de armas del fundador sostenido por sirenas y flanqueado por dos columnas toscanas.

Como siempre, os dejo alguna fotografías del exterior del edificio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here