Resulta muy interesante conocer la historia de este castillo emplazado frente a la gaditana playa de la Caleta. Ubicado sobre una pequeña isla unida al núcleo urbano por un estrecho y zigzagueante camino que parte desde la Puerta de la Caleta.

Aparte de las murallas que rodean el edificio, no esperéis encontrar muchos más vestigios de este fuerte defensivo de la ciudad de Cádiz. Una vez has entrado, se abre una amplia explanada en donde hay dispersos varios edificios. Quizás la rampa que da acceso al mirador sea lo más interesante, desde mi modesto punto de vista.

La tradición nos cuenta la existencia de un templo fenicio ubicado en esta isla. Posteriormente, ya en el siglo XV, una tripulación veneciana que encontró refugio de una epidemia de peste en este lugar, construyó una pequeña ermita que dedicaron a San Sebastián. De ahí le viene al castillo su nombre. Para erigir la iglesia, aquella tripulación veneciana utilizó como materiales los restos de un primitivo faro.

Con vistas a reforzar la defensa de la ciudad de Cádiz de incursiones de tropas enemigas, se construyó en este lugar un castillo, concretamente en los primeros años del siglo XVII. En las siguientes décadas, se fue reforzando el fuerte, construyendo además el muelle que lo conecta con el casco histórico.

Actualmente se dedica como espacio expositivo amén de la celebración de todo tipo de eventos culturales.

Para ilustrar esta publicación, compartiré algunas fotografías realizadas en la playa y desde el cercano castillo de Santa Catalina, del que hablaré en otra ocasión.

Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián
Castillo de San Sebastián

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here