Ubicada en pleno núcleo urbano de la localidad de Aracena, se encuentra bajo el cerro del castillo esta cavidad como un atractivo turístico por méritos propios.

La gruta se ha formado por la acción erosiva disolutiva del agua sobre caliza y mármol durante más de 500 millones de años. Un espectáculo natural de más de dos kilómetros de galerías para recorrer.

Descubierta a mitad del siglo XIX. La tradición nos cuenta que fue un pastor quien realizó este extraordinario hallazgo. No fue hasta 1914 cuando se abre al público como la primera gruta de la Península Ibérica de estas características.

Una más de las particularidades de esta cueva, es que se encuentra bajo el castillo que perteneciera en otra época a la orden de los caballeros templarios y con anterioridad fue una ribath de monjes guerreros musulmanes.

Durante el recorrido de unas 12 salas distribuidas en dos niveles, el visitante podrá ver todo tipo de estalactitas y estalagmitas, circuitos de agua, lagos y otras formaciones con extraño aspecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here