Me encuentro en uno de los rincones de Jaén que atesoran mucha historia. El arco de San Lorenzo es la única parte que ha sobrevivido de la iglesia del mismo nombre que existió en este lugar. Erigida entre los siglos XIII y XIV, puede decirse que es uno de los templos más antiguos de la capital del Santo Reino.

En su construcción usaron parte de la muralla de la ciudad. Lo aprovecharon para instalar entre sus muros una pequeña sacristía. La iglesia dispuso de una gran torre campanario. Empero el paso del tiempo provocó que se fuera deteriorando progresivamente hasta que, finalmente, acabara por ser derribada. Solo el arco quedó en pie.

En su interior existen dos plantas. En la primera se encuentra lo que en otra época fue la capilla de la iglesia. En ella el viajero podrá disfrutar de un extraordinario artesanado mudéjar. Motivos decorativos, generalmente geométricos, que para algunos recuerdan los que existen en la Alhambra de Granada.

En la planta superior se encuentra la que fue la sacristía. Igualmente podemos encontrar aquí interesantes muestras de artesanado que dan testimonio de la belleza que debió de tener el templo en otra época.

Entre sus muros se atesoran un gran legado histórico. No en vano, se cuenta que aquí fue velado el cuerpo sin vida del rey Fernando IV El Emplazado. Recordaréis la leyenda de los Hermanos Carvajales, ajusticiados por orden del monarca en la ciudad de Martos. Desde aquel momento, cada vez que fallecía un Obispo en Jaén, es obligado rezarle un responso en este lugar.

También está presente la figura del hijo del Condestable Iranzo, don Luis de Torres, quien edificó un hospital Madre de Dios muy cerca de la iglesia de San Lorenzo convirtiéndose, de esta manera, en la capilla de la institución. Su secretario, Juan de Olid, fue enterrado en la Capilla, junto a su esposa.

El Obispo Maximiliano de Austria, nieto ilegítimo del emperador Maximiliano I, fue bautizado en Jaén, en aquí. Y así lo refleja el primer libro de bautismo conservado de aquellos años.

Sin temor a equivocarse, es un lugar que merece la pena conocer cuando se visita la capital jiennense.

Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén
Arco de San Lorenzo en Jaén

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here