El actual hospital tuvo su origen en el año 1679, momento en el que se iniciaron las obras. Los terrenos en los que fue edificado, en la ribera del río Guadalete, fueron donados por el Duque de Medinaceli a la por entonces hermandad conocida como de la Misericordia y de San Carlos Borromeo.

Empero, las obras se demoraron unos años, no quedando inaugurada la primera planta del edificio hasta 1700. Sería gracias a la fortuna de su fundador que la obra pudo ser concluida más de veinte años después.

Sin lugar a dudas, la construcción de este edificio se debió, en buena medida al impulso que los miembros de la Misericordia y San Carlos Borromeo que, más tarde adoptaría el nombre y de la sevillana hermandad de la Santísima Caridad de Cristo. Finalmente acabaron por fusionarse.

El interés por mantener un hospital propio impulso todos los esfuerzos imaginables por conseguir este objetivo. Su larga trayectoria, desde que se tienen noticias de su existencia en 1492, dedicada a la caridad y a la atención de los más pobres tuvo su final en el convulso siglo XIX. La invasión de la península por las tropas francesas o las desamortizaciones acabaron por provocar su extinción.

Os invito a disfrutar de la belleza de esta capilla a través de las siguientes fotografías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here