Nada más salir de la terminal de ferrocarril de Cádiz, te encuentras con estas imponentes murallas que, en otra época, sirvieron de protección a la ciudad. En la gran explanada que hay en medio se ha proyectado un espacio verde que conecta con la plaza de Sevilla y, desde allí con la zona portuaria y el centro histórico. Tras esta estructura defensiva se encuentra la conocida como cuestas de las Calesas que desemboca en las Puertas de Tierra.

Pero antes de adentrarme por las calles de la zona vieja de la ciudad, quiero saber un poco más sobre esta estructura que, en otro tiempo también fue conocida con el nombre de Baluarte de las Cañas y en la actualidad presenta un aspecto tan sucio y descuidado. Os diré que, aunque ya existía en el siglo XVII, construido para repeler los asaltos de las tropas anglo-holandesas, fue durante la invasión napoleónica cuando cobró una importancia fundamental en la defensa de Cádiz. Por aquellos días formaba parte del cinturón amurallado que se extendía desde el Castillo de Puntales y protegía el frente Norte de las Puertas de Tierra. Durante esa guerra de Independencia, este lugar sufrió el hostigamiento del ejército francés desde el 24 de abril de 1810 hasta el momento en el que se retiraron, a finales de agosto de 1812.

Actualmente, ha quedado como un aparcamiento al aire libre frente a la autoridad portuaria, en espera que nuevos planes de urbanización previstos en esta zona se hagan realidad.

Os dejo algunas fotografías para que os podáis hacer una idea del emplazamiento militar del que os he hablado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here