Esta pintoresca fuente se erigió en el lugar escogido por el consistorio portuense para salvar la estrechez de paso que existía allá por el último cuarto de siglo entre las calles Ganado y Curva. En aquel lugar había un abrevadero que habitualmente era empleado por quienes conducían las reatas de mulos y asnos cargados con toda clase de mercancías hacia la Casa de Diezmos.

El proyecto de la fuente fue presentado en 1839 por Fernando Moreno

Vino a sustituir a otra fuente que ya existía en la calle Larga. Dado su estado de ruina, se pensó en restaurarla. Pero el coste de esta rehabilitación superaba en mucho el necesario para construir una nueva fuente, finalmente se tomó la decisión de sustituirla por otra. De esta manera se satisfacía la necesidad que tenían de los portuenses de aquella época de abastecerse de agua potable.

Actualmente parece que la fuente solo tiene un propósito ornamental. Queda como uno más de los rincones de El Puerto de Santa María, frente al hotel Los Cántaros, aprovechado por los turistas para hacerse alguna que otra foto de recuerdo del paso por esta localidad gaditana.

Como siempre, ilustro el artículo con algunas fotografías a través de las cuales podréis conocer un poco mejor el lugar y señalarlo de paso obligado. Tenéis en mi canal de youtube algún video publicado de esta pequeña plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here