Es el puente ferroviario de hierro más largo de España. Sus más de seiscientos metros de longitud y 50 metros de alto lo convierten en un hito de la ingeniería en nuestro país. Este tipo de puentes de hierro se popularizó durante el siglo XIX, dado que su construcción era mucho más rápida y, además, eran más económicos. Este viaducto salva el cauce del río Guadahortuna, en la provincia de Granada.

En el último cuarto del siglo XIX se planteó construir una conexión entre Jaén y el puerto de Almería para dar salida a la minería y la madera procedente de la Sierra de Segura. El trazado contó con dificultades técnicas que los ingenieros al frente del proyecto no pudieron solventar. Este fue el motivo por el que la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur encargara a la sociedad francesa Fives-Lille la construcción de la línea ferroviaria.

Su inauguración fue un 22 de marzo de 1898. Sin embargo, la irrupción del TALGO en España obligó a adaptar muchas infraestructuras. Esto afectó significativamente al puente del Hacho. Se tomó la decisión de construir otro de hormigón pretensado que discurría paralelamente al antiguo trazado. El puente fue vendido por RENFE a un chatarrero. Los vecinos de Alamedilla presionaron a las autoridades para que no fuera derribado. Finalmente, fue declarado Bien de Interés Histórico Artístico.

No queda más que disfrutar de este magnífico viaducto. Un testimonio de la ingeniería ferroviaria de otros tiempos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here