Emplazado en un islote frente a la costa, el Castillo de Sancti Petri es una de las fortificaciones defensivas que protegían la desembocadura del Caño de Sancti Petri junto con otros fuertes repartidos por la zona, lo que da muestra del valor estratégico que poseía esta parte de la provincia de Cádiz.

La edificación data del siglo XVII, excepto la torre-atalaya que procede de una construcción mucho más antigua. No en vano, hay constancia de que existían asentamientos humanos en la zona. Según fuentes clásicas, expediciones fenicias edificaron en este lugar un templo dedicado al Dios Melkart -protector de los navegantes-. Posteriormente fue dedicado al culto del semi dios Hércules, que muchos aseguraban que su cuerpo estaba sepultado allí.

De todo el conjunto de la irregular edificación que podemos ver en la actualidad, sin duda el elemento más destacado es la torre que ha sido adaptada para instalar en la parte superior un faro.

Durante el reinado de Felipe II, formó parte de las defensas costeras que buscaban prevenir a la población de la presencia de piratas berberiscos. Su ampliación posterior tuvo como objetivo proteger la costa española de los asaltos anglo-holandeses. Con ello, se preveía evitar el desembarco en las playas cercanas y el consiguiente avance de fuerzas hostiles en dirección a Cádiz.

Durante la guerra de la Independencia, se usó ocasionalmente como prisión que albergó a destacados políticos de la época.

Actualmente además de su función turística y señalización marítima, en la terraza está instalado un vértice de la red geodésica nacional.

Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri
Castillo de Sancti Petri

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here