Con más de veinte siglos de historia a sus espaldas, ha sido la única puerta de acceso de la ciudad de Córdoba. También conocido como puente viejo, recientemente ha sido declarado Bien de Interés Cultural, junto con la puerta del puente y la Torre de la Calahorra. Además, forma parte del centro histórico y ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Parece ser que no existe prueba de la existencia de ninguna construcción previa que cruzara el río Guadalquivir hasta que, en tiempos del emperador Augusto, la ciudad fuera declarara Colonia Patricia. Es por este motivo por el que se considera aproximadamente esta época en la que se construyó el puente.

Convirtiéndose en el principal punto de acceso, sobre sus originalmente 17 arcos y más de trescientos metros de longitud, probablemente, la Vía Augusta incluiría en su trazado este puente.

En tiempos de la dominación musulmana de la Península Ibérica, se realizaron importantes obras de reconstrucción. Se añadieron, en aquellos años, la torre defensiva de la Calahorra y la puerta de entrada que formó parte de la antigua muralla.

Desde 2004 se vetó el tráfico motorizado, desviándose este por los modernos puentes de San Rafael y Miraflores. Actualmente se usa como un lugar de paso peatonal entre los barrios de la Verdad y la Catedral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here