Está emplazada en el entorno del yacimiento arqueológico de Doña Blanca, en el paraje conocido como Pago de Sidueña (El Puerto de Santa María). Se trata de una más de las edificaciones defensivas, construida entre el siglo XIV y el XV, con el propósito de vigilar el tráfico de navíos en la Bahía de Cádiz.

Pero, no solo esta ha sido su función. En otros tiempos, también se instaló entre sus muros una pequeña ermita dedicada a la advocación de Santa María de Sidueña. Según la tradición, su nombre se debe a que en esta torre permaneció cautiva doña Blanca de Borbón, esposa del rey Pedro I apodado como El Cruel.

Para quien desee conocer su interior, os diré que el acceso es gratuito, al igual que el yacimiento, no obstante, es necesario pedir permiso antes, puesto que la torre habitualmente permanece cerrada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here