Me acerco, en esta ocasión, a visitar una de las joyas del patrimonio histórico portuense: el yacimiento arqueológico de Doña Blanca. Emplazado en un lugar conocido como Pago de Sidueña en el que se han encontrado restos de una muralla, diferentes viviendas y un puerto fluvial fenicio.

Se trata de un importante asentamiento en el que se ha hallado, además, una de las bodegas más antigua que se conocen en este entorno. El enclave actual solo representa a una pequeña porción del poblado en el que se encuentra una necrópolis,

Durante más de cinco siglos la ciudad permaneció habitada hasta fines del III milenio a.C.

Actualmente es posible recorrer una pequeña parte del enclave, de algo menos de dos kilómetros. Una visita que se puede hacer de manera gratuita durante cinco días a la semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here