Es una pregunta que más de uno nos habremos hecho alguna vez. Por más que te esfuerzas, percibes con frustración que no reconocen tu trabajo. La respuesta está en que esa exagerada vocación de servicio a los demás obtiene por resultado justo lo contrario de lo que te imaginas. Hoy vamos a repasar cuáles son las causas de este menosprecio.

Lo primero que debes plantearte es ponerte en valor. Si alguien necesita algo de ti, no se lo des inmediatamente. Piensa que un excesivo servilismo trabaja en tu contra. Si tienen fácil conseguir de ti lo que quieran, ten por seguro que jamás de van a respetar ni a valorar tus esfuerzos

Considera que es un error estar disponible en cualquier momento. Distribuye bien tu tiempo. Has que ser consciente de que debes de ser capaz de decir que no.

No es necesario ser complaciente. Mucho menos de una forma exagerada. No tienes obligación de hacerlo. Ten por seguro que los que quieren algo de ti no van no lo van a ser. Es más, intentarán hacerte sentir culpable si no obtienen lo que buscan.

Ten claro que debes anteponer tus necesidades personales. Tú eres lo importante, por tanto, procura prestar atención a lo que necesiten solo y cuando tu te encuentres satisfecho.

No te desvivas porque todo salga bien. Ese perfeccionismo jamás te lo van a agradecer. Al contrario, si sale mal, será a ti a quien te van a culpar.

A veces pensarás que es mejor estar atento a lo que la otra persona quiere y no a lo que a ti te apetece o necesitas. Eso es otro error que no te traerá más que problemas. Si de algo tienes que prestar atención es de atender aquello que quieras hacer. Podrías pensar que es una actitud egoísta, pero créeme, no lo es en absoluto.

Que no te dé igual por qué plan decidirte. Esa falta de determinación, que consigan hacer de ti lo que quieran, será algo que jugará en tu contra. Y puedes estar seguro de que no te traerá nada bueno.

Para terminar, no perdones todo. Disculpar continuamente a los demás es algo que tendrá como consecuencia que no te valoren. Tienes que ser consciente en que si te han agraviado de alguna manera, no debes perdonar gratuitamente. Si lo haces, te percibirán como alguien a quien se puede ofender sin que haya consecuencias.

Ten siempre presente estos consejos. Una actitud servil no te traerá más que problemas y decepciones. Al contrario, debes ponerte en valor, tener algo de autoestima y no dejarte mangonear por quienes, tras obtener lo que desean de ti, te despreciarán y apartarán de su lado una vez que hayan conseguido lo que querían.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here