el gato de la capilla de Jesús
el gato de la capilla de Jesús

En una tranquila tarde me dirigía hacia la iglesia de Santa Marta para tratar los habituales temas sobre los contenidos de las redes sociales y la página web de la parroquia. Por aquellos días se había emprendido una costosísima obra de rehabilitación de la aledaña capilla de Jesús. El trajín de los obreros era la escena común por aquellos días en veterano templo parroquial. Llegado al despacho del sacerdote, ni me podía sospechar la noticia con la que me iba a recibir.

En la pequeña iglesia dedicada a Jesús Nazareno, se albergaban más secretos de los que nadie se podría haber imaginado. Durante décadas, la capilla fue un símbolo de devoción y espiritualidad para la villa y espacio de sepultura de algunos miembros de una notable y acaudalada familia. Pero fue durante las obras de acondicionamiento que se hizo un descubrimiento inesperado.

Mientras los obreros levantaban las viejas piedras y restauraban los frescos desgastados, un rincón olvidado de la capilla reveló el misterioso secreto que había permanecido oculto. Entre los muros y el tejado que se alzaba sobre la cúpula, apareció el cuerpo momificado de un gato. Nadie podía explicar cómo o por qué un felino había encontrado su último refugio en ese lugar sagrado.

La noticia, gracias a las redes sociales y el boca a boca de propios y extraños, corrió como reguero de pólvora. Más de uno se preguntó, sin duda, qué motivos llevaría al animal a buscar refugio en ese rincón específico de la capilla. Algunos susurraban que tal vez el gato había percibido algo sobrenatural en ese lugar, mientras que otros argumentaban que solo buscaba cobijo y alimento.

Con el pasar de los días, la historia del gato momificado se convirtió en un enigma que despertó la curiosidad de los habitantes de Martos. Los más supersticiosos comenzaron a tejer leyendas sobre el felino, atribuyéndole poderes protectores a la capilla. Se decía que el gato, en su vida errante, había sido el guardián de secretos ancestrales y que su presencia en la pequeña iglesia traería buena fortuna a aquellos que lo honraran.

el misterioso animal encontrado en la Capilla de Jesús

Sin embargo, no todos en Martos estaban dispuestos a aceptar estas historias fantásticas. Algunos insistían en que el gato simplemente había buscado un lugar tranquilo para su descanso final, sin nada de místico o sobrenatural en la historia.

La capilla de Jesús, ahora famosa por el misterioso hallazgo, recuperó, en parte su original esplendor. Pero muy a pesar de los esfuerzos de algún que otro sacerdote, acabó convirtiéndose en un lugar de peregrinación inesperado. Visitantes llegaban de pueblos vecinos para admirar las obras de arte que habían sido recuperadas, y de paso, escuchar alguna que otra narración del gato momificado. No pocos, se tomaron un momento de reflexión en el lugar que ahora tenía una historia que contar.

Con el tiempo, la capilla de Jesús de Martos se ha transformado en un símbolo de la intersección entre lo sagrado y lo mundano, lo real y lo imaginario. El misterioso gato momificado se convirtió en parte de la rica historia del pueblo, recordando a todos que, a veces, la realidad puede ser más intrigante que la ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí